Antonio Romero, director general de Caja Rural de Asturias

«Solo unas líneas para agradecerles, en nombre de la gran familia que formamos Caja Rural de Asturias, la confianza que un año más han depositado en nuestra Entidad. Gracias a  los profesionales y autónomos por elegirnos como entidad financiera de referencia. Nuestro objetivo es seguir aportándoles valor cada día.

Con el cierre del año a la vuelta de la esquina, es un buen momento para hacer balance de un ejercicio complejo marcado por la fluctuación de los niveles de inflación y tipos de interés e incertidumbre geopolítica.

Para Caja Rural de Asturias ha sido un ejercicio más que satisfactorio en el que hemos ampliado nuestra capacidad de red. Este año hemos subido cuatro nuevas persianas  en nuestra  red de oficinas, y ya son 117. Hemos abierto nuestra primera sucursal en Madrid, que es su vez la cuarta oficina abierta este año, tras las aperturas de Arenas de Cabrales, Gijón y Cabezón de la Sal.

Somos conscientes de que partimos de un momento privilegiado para afrontar los retos del  futuro desde la cercanía al cliente y el compromiso social en la realización de nuestra actividad financiera. La fortaleza de nuestro balance nos permite acompañarles en sus procesos de crecimiento, mejoras estructurales, transformación digital, internacionalización, etc. En la actualidad, la Caja es un instrumento al servicio del desarrollo económico de Asturias y así queremos que nos sientan.

Es Navidad, y es momento de pedir buenos deseos. Que la estrella ilumine nuestro camino común y nos guíe por la senda de la paz y la prosperidad en 2024.»

Antonio Romero 

Director General Caja Rural de Asturias