Los ciberdelitos son una fuente de problemas en nuestro día a día, porque no solo afectan a la privacidad de nuestros datos como usuarios, sino que también termina lastrando las posibilidades comerciales de nuestra empresa. En este proceso es importante contar con mecanismos de defensa que nos ayuden a evitar fugas de información confidencial o pérdidas millonarias para las arcas de nuestro negocio.

La estafa del CEO o la suplantación de identidad son dos ciberataques que van dirigidos a departamentos comerciales o contables de la empresa, por lo que debemos tener mucho cuidado con ellos. Otros como el phishing, el smishing o el vishing consisten en correos electrónicos que, si los abrimos o respondemos sin darnos cuenta, podrían traernos problemas.

Lo mejor para evitar los ciberdelitos es que te apoyes en esta infografía que te enseñamos. De esta forma tendrás una serie de técnicas perfectas para prevenir a tus empleados, para andar seguro en las redes sociales de tu empresa y para defender tus bases de datos de distintos ataques como el malware.

El primer paso que deberías dar para garantizar la integridad de tu empresa es preparar una estrategia de ciberseguridad que tenga en cuenta las necesidades de tu negocio. No tengas miedo de elaborar un plan que incluya a tus empleados nuevos y veteranos, de forma que entiendan cómo deben comprobar la veracidad de los emails o qué tipo de contraseñas introducir cuando se registren en un servicio de información online. ¿Te animas a dar un paso adelante en la protección de tu actividad?